jueves, 20 de marzo de 2008

¡quiero ser como papá!

Los hermanos mayores crecen a la sombra de los pequeños de la casa, hartos de oír en boca de sus padres, que tengan cuidadito con las palabras o gestos que emplean, porque sirven de modelo a sus hermanitos, que se empeñarán en imitar lo que en ellos vean. ¡Curioso fenómeno éste, el de “pelotas fuera”! ¿Y qué hay de lo que ven de sus propios padres? ¡Esos adultos aniñados y caprichosos, maleducados, incívicos e inconscientes! ¿Olvidamos que son el verdadero espejo en el que se miran sus hijos? Se aprende de lo que se observa. Los niños buscan el cariño a través del reconocimiento, y eso se consigue haciendo lo que al otro se supone que le gusta y por eso hace, de manera que se imita, esperando ser recompensado. ¿Y qué niño no ha deseado parecerse a papá o mamá o recibir su aprobación o cariño?

En fin, mirad este video...


2 comentarios:

Raúl dijo...

De quién me habré copiado yo las cosas nunca vistas y que hago en la intimidad !!!

Muy bueno el video Mayte.

Javier Martínez dijo...

Lo curioso es que, haciendo honor al refrán de "ver la paja en el ojo ajeno", solemos identificar siempre en los demás los tics, conductas y expresiones adquridas de su entorno familiar. Sin embargo, yo no caigo en la cuenta de mis "imitaciones" hasta que otra persona que conoce a mi familia las pone en evidencia.

Esto me lleva a pensar en lo difícil que puede ser a veces detectar en uno mismo tendencias agresivas, alcohólicas, obsesivas, etc., ya que estos comportamientos, si se copian desde pequeños, se interiorizan, se dan por normales e, incluso peor, directamente se llega a ignorar que están ahí.

El vídeo es una obra maestra de la comunicación.